sábado, 31 de mayo de 2014

EX110 ENTRE ALBURQUERQUE Y SAN VICENTE DE ALCÁNTARA. GRANITO, CIGÜEÑA Y MEDIEVO.


Siempre majestuoso, casi prepotente, el Castillo de Luna de Alburquerque es el arranque del tramo de la carretera EX110 que une esta localidad con la de San Vicente de Alcántara.

Mezcla de prehistoria y medievo con modernidad y rapidez, y con el granito natural como principal compañía, esta carretera transmite al conductor la fuerza del terreno que la sustenta.

No faltan a la cita las cigüeñas como incansables centinelas y símbolo inconfundible de una carretera que desborda aroma extremeño en cada kilómetro, entre encinas, dehesa, llanos y corcho.

Cosiendo incesantes curvas rápidas con el hilo de largas rectas plenas de visibilidad, el tejido resultante es un serpenteante manto de asfalto gris extremadamente rápido y divertido, en el que practicar una conducción deportiva es pura delicia. 

¡Esta carretera es un huracán!

miércoles, 18 de julio de 2012

BA138 DE HERRERA DEL DUQUE A LA PRESA DE PUERTO PEÑA: SIRENA DE AGUA DULCE.

SIRENA DE AGUA DULCE.


A quienes nos gusta esto del motor, nos resultará imposible no quedar atrapado por el canto de sirena de la BA138, la inmensidad del embalse de García de Sola como horizonte infinito en todo el recorrido.

Tanto la compañía de este espectacular escenario ubicado en el corazón de la Siberia Extremeña, como su obsesión por seguir fielmente el irregular contorno de los 18 km de costa dulce que encuentra en su camino, marcan el carácter de esta carretera.

Curvas, curvas y más curvas. No es excesivamente rápida, pero la sucesión infinita de giros, cambios de marcha, frenadas y vueltas a acelerar hacen que recorrer una y otra vez la BA138 sea una verdadera delicia.
  
Escuchar el canto de la BA138 una única vez es quedar atrapado en ella para siempre. Así es esta carretera, muy, muy adictiva.

lunes, 25 de junio de 2012

EX103 ENTRE SEGURA DE LEÓN Y MONESTERIO. LAS CURVAS DE TENTUDIA.



Las estribaciones extremeñas de Sierra Morena conforman la Sierra de Tentudía, en cuyo corazón se asienta la pintoresca carretera EX103 en su tramo desde la EX201 en Segura de León, hasta Monesterio.

Tierra de ibéricos por excelencia no faltará en el camino la visión de este extraordinario animal pastando libremente en montanera.

Desde el primer kilómetro el color verde del bosque mediterráneo en sus más diversos matices configura un escenario natural incomparable para conducir, con el punto culminante situado en el embalse de Tentudía, junto a Monesterio.

La hostil orografía dibuja una carretera que garantiza la diversión en cada kilómetro, salvando pendientes de forma continuada entre puentes e infinitas curvas en las que "jugar" con los apoyos para conseguir la mejor trazada, con frenos, dirección y acelerador trabajando en plena sintonía.

Naturaleza pura y diversión asegurada, con buen asfalto, rápida, y con la belleza del paisaje que la envuelve haciéndola aún más adictiva, la EX103 reúne todos los requisitos para elevar al máximo la pasión por conducir.

jueves, 31 de mayo de 2012

TRAZADO DE CURVAS EN CONDUCCIÓN DEPORTIVA.


    Consiste en trazar una línea curva lo más abierta posible aprovechando el máximo de carril disponible.

    Para ello hay que llegar a la curva con la marcha correcta ya insertada y a la velocidad adecuada, situándonos en el exterior antes de llegar a la curva, y desde allí trazar una curva que roce el vértice interior de la carretera, con tal giro que salgamos del viraje situado de nuevo en la parte exterior del carril.

    Cuando iniciamos el giro, la suspensión se asienta asentarse y ya podemos apuntar hacia el vértice
    trazando siempre por el exterior de la curva hasta que veamos la salida de la misma, momento en el cual giraremos el máximo para buscar el vértice interior.
    De cualquier forma, en este punto aún podemos hacer rectificaciones, incluso seguir con la frenada si nuestro coche lo permite, y mantener un recomendable margen de seguridad por si no vemos la salida de la curva, para rectificar la trazada si fuera necesario.

    En el tramo intermedio de la curva deberíamos ir con el coche neutro, sin acelerar ni frenar, dejando trabajar a neumáticos y suspensión y trazando hacia el interior del vértice para enfilar el coche con una trayectoria que nos lleve a salir por la parte exterior del carril.

    Cuando veamos la salida con claridad, vamos abriendo gas a medida que deshacemos el giro del volante y sacamos el coche hacia el exterior de carril para hacer la salida con la máxima aceleración.

    Podemos aplicar éstas técnicas sin problema alguno en carretera abierta. siempre que no salgamos de nuestro carril, pues además de que mejoraremos el control del coche haciendo la conducción más segura, nos divertiremos infinitamente al volante. Es cierto que el ancho de carril habitual de nuestras carretera no ofrece mucha opción para el aprovechamiento del máximo radio de giro, y si tratatamos de "trazar entre líneas" seguramente nos veremos más de una vez pisando las rayas, pero a fuerza de practicar y conocer nuestro coche llegaremos a conseguir hacer de nuestra conducción una verdadera diversión.



    Por todo ello, lo más importante es que cada uno tiene que conocer su coche y adecuar esta técnica a sus prestaciones y a sus posibilidades. En mi caso, mi coche tiene tracción y motor delanteros, con muy buena entrada en curvas sin irse recto por frenos y suspensión, pero a la salida pierde algo de tracción si no modifico la trrazada para evitar que se vaya  de morro, hasta hacerla más cerrada al principio y más abierta al final (trazada retrasada). Con ello busco que mi coche traccione bien a la salida, aunque sea a costa de sacrificar la entrada, pues mi coche me permite hacer esto porque tiene potencia suficiente.


    Gracias por leerme.
    Juan Carlos.


lunes, 28 de mayo de 2012

BA132 DE SAN VICENTE DE ALCÁNTARA A LA CODOSERA: LA RUTA DEL CORCHO.


Las estribaciones de la Sierra de San Pedro y la cercanía del parque natural de la Sierra de San Mamede en Portugal, extienden un espectacular manto verde entre las localidades de San Vicente de Alcántara y La Codosera.

Sobre este idílico paisaje y con el corcho como testigo discurre la BA138, una carretera pura como el aire que se respira en su entorno.

La jara y el alcornoque, joyas biológicas del lugar, arropan el trazado de esta carretera, integrando su asfalto en el paisaje como si hubieran nacido juntas. Su aroma silvestre impregna el ambiente haciendo que sea un placer conducir "a ventanilla abierta".

Cortos pero muy intensos, los últimos 8 km que emplea en atravesar la sierra y alcanzar la localidad de La Codosera son una montaña rusa natural en la que es fantástico sentir cómo se descarga el tren trasero durante las fuertes frenadas en bajada, o cómo se asienta la suspensión al trazar las curvas en subida.
  
La guinda la pone la llegada a La Codosera, donde tras dejar atrás un denso eucaliptal nos recibe una colosal estatua de Jesús coronando el alto en que se levanta su castillo medieval.

Como toda joya, no te cansas de mirarla y de lucirla, o en este caso..., de conducirla.

EX318 DE "EL CULEBRIN" (N630) A PALLARES: HERENCIA DEL RALLYE DE LA VENDIMIA.


El Culebrín. Así se denomina uno de los tramos más carismáticos del mítico Rallye de la Vendimia extremeño, que se disputa entre los km 10 y 1 de la EX318 (El Culebrín-Pallares).

Han transcurrido muchos años desde que en mi juventud allá por los 90, no faltaba a la cita de disfrutar largas noches de rallyes en este tramo tan especial.

En mi recuerdo aún vive la imagen de cientos de aficionados agolpados en la cuneta de esta carretera disfrutando de las pasadas nocturnas de los R5 GT Turbo, Ford Sierra Cosworth o los valientes Seat Panda, sobre las curvas más espectaculares de cuantos rallyes se celebran en Extremadura.

En la actualidad la carretera EX318 sigue plenamente vigente para explorar la sensación que produce conducir por un tramo de rallyes de verdad, pues mantiene el sensacional encanto de su firme irregular (que no roto) y la ausencia de línea central divisoria entre carriles.

No es por tanto una carretera para ir rápido con tráfico abierto, sino más bien para sentir cómo suspensión, dirección, frenos, y acelerador trabajan en perfecta sintonía en plena conducción deportiva.

Sin duda la EX318 engancha por su retorcido camino plagado de curvas ratoneras y estrechos puentes. La sucesión de curvas es infinita y la emoción que transmiten estos 13 km como testigos de tantas y tantas pasadas de rallyes es cautivadora.

El aroma a gasolina, a frenos y a neumáticos quemados llena cada rincón. Allí, en medio del silencio suenan aún los motores de aquellos R5, Sierra y Panda respirando a todo pulmón, junto al griterío de cuantos vibrábamos a su paso.

Los recuerdos se me amontonan. ¡Quiero recorrerla de nuevo!

martes, 15 de mayo de 2012

EX315 DE OLIVENZA A CHELES: EN LA SENDA DEL GUADIANA.

EN LA SENDA DEL GUADIANA.


Vieja conocida mía, en esta carretera sufrí mi primer percance conduciendo. Fue en 1995, cuando una mañana de verano mi entonces fiel Citroën AX GT 1.4i de 75CV y yo terminamos "tumbados" y fuera de la carretera en una curva. La pasión no contenida unida a una técnica de conducción aún poco depurada por mi parte fueron las causas.

Afortunadamente salí ileso de aquel suceso, no así mi AX que necesitó varios días de reparación, tras la cual y de nuevo en plena forma volvimos a disfrutar juntos de esta carretera muchas veces más, pero ya con más madurez y la lección aprendida.

Y es que la EX315 es así, delicada de conducir. Es rápida, muy rápida, a causa de la gran cantidad de tramos rectos que se suceden junto a curvas de todo tipo, muchas de ellas con cambios de rasante y escasa visibilidad.

Requiere por tanto de un mínimo de destreza y mucha atención y concentración al volante, pues aunque el firme es muy bueno, no hay arcén y muchas de sus curvas se tornan muy cerradas o ubicadas justo al final de rectas rápidas. Lo mejor es llevar un coche con un chasis capaz de redondearlas con agilidad, y con frenos potentes.

Esta característica invita a ir rápido por la EX315, pero no debe caerse en la tentación de ir demasiado deprisa, porque a las características anteriores hay que añadir los numerosos accesos laterales a fincas, de forma que la atención y la prudencia deben presidir la conducción para ir con seguridad.

Todo ello, lejos de hacerla poco atractiva, consigue el efecto justamente contrario. La capacidad de adicción de la EX315 está precisamente en que resulta endiabladamente excitante, rápida, y emocionante.

Si fuera música, esta carretera sería puro Rock and Roll.

El baile de curvas comienza... ¡ya



EX320 DE SALVALEÓN A SALVATIERRA DE LOS BARROS: ENTRE LA ENCINA Y EL IBÉRICO..


Fue en 2004 cuando recorrí por primera vez esta carretera. Un Seat Ibiza GT 1.6i del 97 con 90CV fue mi compañero aquel día, y muchos otros más. ¡Cómo me divertí con aquel viejo Seat!

Desde aquel momento este tramo de la EX320 entre Salvaleón y Salvatierra de los Barros se ha convertido en una de mis carreteras favoritas para salir una mañana de domingo. Mi adicción por ella es total.

Su trazado dibuja una vertiginosa línea gris que se retuerce una y otra vez en su lucha por abrirse hueco entre la espesura verde e infinita de los encinares. Huele a sierra, a dehesa, a ibérico.

La EX320 es una auténtica carretera de montaña, con buen firme y sin arcén. Su picadura en forma de continua sucesión de curvas y pendientes te inyecta un veneno letal: adrenalina pura. El nivel de sensaciones deportivas percibidas en esta carretera es altísimo. ¡Me encanta esta carretera!

En definitiva la EX320 nos garantiza diversión desde el primero hasta el último de sus 11 km.

Pruébala ya, y a partir de este momento sentirás la necesidad de volver una y otra vez, pues "te enganchará"...